Diego Martez irrumpe con su entrañable vozarrón desde dentro de la Sala Camacuá. En vez de utilizar el telón prefiere entrar por la puerta donde entran los espectadores que vinieron a verlo. Es su primera presentación en Montevideo y la primera vez que llega a nuestra ciudad. Solo se sienten en el silencio sus pasos pausados y largos. Martez es cercano a los dos metros de altura y envuelve su cuerpo con un aún más enorme poncho color azul- marrón, como el río de una de sus canciones. Barbado, su figura podría fácilmente compararse a un joven Horacio Quiroga, que hubiera olvidado a la anaconda y a la pluma literaria para ser la voz de una tierra inhóspita y salvaje, acompañado de una guitarra sencilla y nada eléctrica. Autor de cinco discos hasta la fecha, Martez dedicó su presentación a dar a conocer sus dos últimos trabajos: “No sirvas ahí la tormenta” ( 2014) y “Lo perdido” (2017). Excelente letrista en “Lo perdido”, opta por un sonido más despojado que pretende reproducir el potente efecto de su canto en sus recitales en vivo. En ese trabajo además participan cuatro voces (Charo Bogarin , María Ezquiaga, Shaman Herrera y Sofía Viola) ausentes en el anterior disco. Vale la pena ver en vivo a Diego Martez y esperemos que su pasada visita no sea la primera y última.

Latest posts by Pablo Galante (see all)

Recent Posts

Dejar un comentario

15 − 7 =

¡Contactanos!

En este momento estamos trabajando en nuestro próximo número pero escribinos y te respondemos a la brevedad. ¡Gracias!

Not readable? Change text. captcha txt

Start typing and press Enter to search