Reseña del show que dio el domingo pasado Luciana Mocchi en la Sala Balzo.

Luciana Mocchi habla tan rápido que hay que pescar las palabras que va diciendo, para tratar de no perderse en sus chistes y frases a medio redondear. Y canta con una intensidad de la que es difícil despegarse, de la que sobre todo es difícil olvidarse.

El domingo pasado, la cantautora uruguaya presentó un espectáculo en una sala —la Hugo Balzo— casi agotada, y con una alta carga emotiva. Las canciones de sus dos discos se fueron mezclando en un repertorio cargado de imágenes preciosas y referencias montevideanas que fue llevando adelante en varios formatos.

Hizo algunos temas con su banda completa, otras sola con el pianista Tato Cabrera, y otras con sus invitados (todos buenos, todos involucrados en la causa). Estuvo Damián Cacciali, el hombre detrás del proyecto Individuo; la argentina Roma Roldán, Rodrigo Ortiz comandando un coro final improvisado y bellísimo, y Christian Cary en una estremecedora versión de “Díaz sin vos”, a una guitarra y dos voces. Después subió a su Facebook esta interpretación que viene a continuación:

Las canciones de Mocchi son tan honestas como su interpretación, que a veces en vivo se aleja completamente de los matices (eso se extraña) pero que igualmente logra conmover al público. En ese sentido tiene un punto en común con su telonera del domingo, Luana Méndez, una sorpresa más que agradable que todos deberían estar escuchando ya.

Y es esa honestidad la que cubrió todo el domingo, la que traspasó afinaciones, interpretaciones, arreglos. La que agrupa a todos esos amigos de los que habla Mocchi cuando se refiere a su banda y a aquellos que difunden su música, y la que hizo por ejemplo que Cary, un músico prestigioso a nivel nacional, viera todo el concierto desde el público para después bajar, papelito en mano, y llenar el lugar con su voz y su manera de tocar la guitarra con una humildad absoluta.

Luciana Mocchi tiene una mezcla singular de poesía y lindas melodías, de barrio y de humor, de intensidad y de falta absoluta de vergüenza, una combinación que la ha llevado hasta acá y que el domingo, en la Balzo, integró a un montón de desconocidos en una alegría común.

Y siempre que pasa algo así, vale la pena.

Belén Fourment

No puede tener una banda de punk que triunfe en Japón porque es musicalmente inútil, y despunta el vicio cambiándose el color de pelo. Vino al mundo para escribir de fútbol, de música o de lo que sea. Periodista. Uruguay.
Belén Fourment

Latest posts by Belén Fourment (see all)

Recommended Posts

Dejar un comentario

diecisiete + dieciocho =

¡Contactanos!

En este momento estamos trabajando en nuestro próximo número pero escribinos y te respondemos a la brevedad. ¡Gracias!

Not readable? Change text. captcha txt

Start typing and press Enter to search