La mujer, protagonista del siglo XX, hoy mira al nuevo milenio con aire de comprender a estos tiempos que la han llamado a jugar un papel clave. Aún en el centro de las zonas más hostiles del mundo se organizan fuertes movimientos de resistencia, y conforman una lucha que va mucho más allá de la independencia de su territorio. En Kurdistán las mujeres enfrentan a ISIS con la mira puesta en una revolución que desafía el statu quo represor.

Las mujeres son quienes más han exigido sus derechos en el último siglo. Sus reclamos han evidenciado a la cultura machista dominante. Sus voces, cada vez más influyentes, han demostrado estar muy acordes a la sensibilidad de los tiempos que corren, mientras se van socavando los cimientos de poder de una gerontocracia machista que se siente desorientada por estas expresiones En este contexto cada 8 de marzo no es una fecha aislada si pretendemos construir una sociedad diversa, plural y que supere los escollos destructivos del actual sistema. Decía Barran que la historia del hombre es la eterna lucha por la libertad: si el entrañable profesor estaba en lo cierto debemos agregar que esa lucha no es posible sin las mujeres. Diversas organizaciones van creando femineidades muy diferentes a las que conocemos. Están cuestionando y derrocando estructuras feudales y patriarcales que tienen miles de años. Desde uno de los rincones más conflictivos del planeta se ha levantado una voz que lleva años gestándose en estado de opresión, pero que en 2014 ha demostrado ser un bastión de referencia en la lucha por la igualdad de género. Kurdistan Sirio ha impedido que el temible Ejército Islámico (ISIS) se haga con el control de una de sus ciudades principales, Kobane. Muchos de nosotros, desconocedores de esa realidad, nos hemos sorprendido al ver milicianas kurdas luchando en una sociedad que se ve como conservadora y dominada por los hombres. Los medios de comunicación, e incluso hasta las revistas de moda, se apresuraron a apropiarse e instrumentalizar la lucha de estas mujeres como si fueran una especie de fantasía “sexy” al estilo occidental. Han focalizado su interés en elementos muy superficiales como que “los combatientes del Estado Islámico temen a las mujeres kurdas porque si una mujer los mata no van a ir al cielo”. Ignoran que atrás de esas imágenes hay un proyecto político de emancipación radical.

Leer la nota completa en el Nº10 de La Mirilla

Diego Obispo

Diego Obispo

Fotógrafo e historiador en desarrollo, es de los que creen que en la madrugada aparecen las mejores ideas. Fanático de las preguntas y habitué de la ironía, opina que la quinoa es de los grandes descubrimientos que ha hecho en los últimos años. Periodista. Uruguay
Diego Obispo
Recommended Posts

Dejar un comentario

dos × 2 =

¡Contactanos!

En este momento estamos trabajando en nuestro próximo número pero escribinos y te respondemos a la brevedad. ¡Gracias!

Not readable? Change text. captcha txt

Start typing and press Enter to search

AMIARemera Nuevos Discos
Ir a la barra de herramientas