Quien cuenta elige qué contar, pero queda debiendo lo que descarta. Esta es una crónica y un relato de una de esas deudas.

Fotos: Diego Obispo

Para la generación que ya pisa los 40 la noche de la nostalgia de 1994 fue muy especial. Aquel año se revivió una moda de los años 70, la represión. Ese 24 de agosto, sucedió la peor represión policial desde la vuelta a la democracia.

La Historia

En mayo de 1992 un grupo de ciudadanos vascos, establecidos desde 1988 en Uruguay, son detenidos por poseer documentación falsa. Algunos fueron reclamados por el gobierno español acusados de pertenecer a ETA. Diversos sectores políticos y sociales pidieron asilo para los vascos. Muchos de esos uruguayos habían vagado por el mundo en busca de asilo durante la dictadura. Ahora lo reclamaban para otros, conscientes de estar en condición de devolver en parte el gesto solidario que les salvó la vida. Otros iban aún más allá y según la versión del ex guerrillero Jorge Zabalza “(El Filtro) era la oportunidad de poner a prueba la fuerza militante que desde años atrás se venía acumulando, de bautizarla con fuego en una instancia confrontativa”. En 1994 los vascos inician una huelga de hambre como última esperanza de lograr el asilo.

Los responsables y su trayectoria

Teniente Primero Juan Miguel Rolán:

Responsable de ataques con palos, gases y granadas químicas. Alegó ante la justicia, “imposibilidad de ejercer control sobre sus 15 policías a cargo”. Se desempeñó hasta el 2013 como Segundo del Regimiento de la Guardia Republicana. A su cargo se encontraba la Guardia de Coraceros y Granaderos a quienes en su momento no pudo controlar.

Oficial Raúl Guarino:

Responsable de lanzar granadas dentro de un local de emergencia móvil. Fue ascendido a Jefe del Estado Mayor de la Policía de Montevideo en 2005. Luego se retiró para liderar una empresa seguridad.

Comisario Erode Ruiz:

Segundo al mando del operativo de evacuación y traslado de los vascos. Junto al Mayor Jorge Deffes, comandó el convoy que irrumpió baleando a los manifestantes. Hoy está al frente de la Jefatura de Maldonado y estuvo al mando de las mayores redadas policiales de las últimas décadas: los mega operativos.

La salud de los detenidos empeora y se los traslada al Hospital Filtro. Rápidamente se levanta un campamento frente al hospital para exigir el asilo. El miércoles 24 de agosto a las 5 de la tarde, la policía carga contra unos cuatro mil manifestantes, empleando perros, gases, palos y sables. El campamento es levantado, pero muchas personas vuelven al lugar. La represión fue tan atroz que se corren rumores sobre decenas de muertos. Minutos más tarde llega un convoy de ambulancias, patrulleros y motos, disparando a la multitud y dando comienzo a la represión con balas de plomo. Esteban Massa, un enfermero que intenta socorrer a una de las víctimas recibe cuatro disparos por la espalda. Luego Fernando Morroni muere al ser alcanzado por tres disparos de escopeta recortada. Cifras oficiales hablan de más de 100 civiles heridos graves.

Leer la nota completa en la edición Nº5 de La Mirilla

Diego Obispo

Fotógrafo e historiador en desarrollo, es de los que creen que en la madrugada aparecen las mejores ideas. Fanático de las preguntas y habitué de la ironía, opina que la quinoa es de los grandes descubrimientos que ha hecho en los últimos años. Periodista. Uruguay
Diego Obispo
Recommended Posts

Dejar un comentario

8 − 2 =

¡Contactanos!

En este momento estamos trabajando en nuestro próximo número pero escribinos y te respondemos a la brevedad. ¡Gracias!

Not readable? Change text. captcha txt

Start typing and press Enter to search