Stanislav Aristov, conocido como Pol Tergejst, es un fotógrafo ruso que realizó, entre otros trabajos, una serie de fotos sobre fósforos encendidos, quemándose. Esta producción recibió el nombre: Fósforos.

Stanislav es un artista accesible que de manera simple y amable respondió a mis preguntas ante mi interés en su obra. En relación a cómo surgió la idea que dio origen a la producción de esta serie de fotografías, Stanislav Aristov contó lo siguiente: “La idea sobre los fósforos es una idea espontánea. Pero algunos de los trabajos de la serie fueron producidos durante un largo periodo de tiempo.” El artista tenía que participar de un concurso y mientras contemplaba un fósforo en plena llama tuvo la idea que desembocó en este precioso y cautivante trabajo.

La llama y el humo dibujan formas en el espacio, y el ojo de Stanislav capta el instante en el que algo se dibuja y entonces surge la creación. Con su cámara fotográfica registra ese instante en el que una forma emerge: un animal, un insecto, un elemento de la naturaleza. En un segundo momento, el artista realiza una intervención sobre las fotografías a través de Photoshop. Sobre esto explicó: “Photoshop es una herramienta tremenda, yo la amo. Por supuesto que el trabajo con fósforos no es posible sin Photoshop, es necesario para agregar detalles a las fotografías”.

 

 

De la mano y el ojo de Stanislav asistimos a este baile de fuego y humo a partir de un fósforo que se enciende y se consume. Fuego que genera alguna forma o simplemente dispara la imaginación del artista quien juega con lo que emerge y con el potencial: aquello que puede llegar a ser a través de una herramienta como Photoshop. El fuego es un elemento poderoso que nos convoca a su encuentro, al placer de contemplarlo. Ya sea una pequeña llama que surge de un fósforo o una vela o una gran fogata, bajo cualquiera de sus formas, el fuego ejerce una atracción a la que es difícil resistirse. Múltiples colores pueden verse en el fuego: amarillo, naranja, rojo, azul, violeta… sólo es necesario permanecer y sostener la mirada por un tiempo para poder apreciarlos.

Las palabras no pueden expresar la emoción que provoca una obra de arte, ese instante de apreciación que despierta la sensibilidad. Experiencia que busca en vano las palabras para describirla, intento fallido de comunicar a través del lenguaje esa vivencia profunda y etérea que genera una obra de arte. Una recomendable obra de arte digital que puede conocerse en su web: poltergejst.com

Analía Dobrov Vasilieff

Analía Dobrov Vasilieff

A Analía le encanta que le cuenten historias de vida, lo que justifica con claridad su profesión de psicóloga, trabajo que disfruta con creces. Apasionada por la lectoescritura, se define como curiosa y con sed constante de aprender cosas nuevas. Periodista, Argentina.
Analía Dobrov Vasilieff

Latest posts by Analía Dobrov Vasilieff (see all)

Recommended Posts

Dejar un comentario

5 − dos =

¡Contactanos!

En este momento estamos trabajando en nuestro próximo número pero escribinos y te respondemos a la brevedad. ¡Gracias!

Start typing and press Enter to search